Un 21k memorable que eleva el nivel del atletismo de fondo en la Argentina

El 21k de Buenos Aires/OSDE del pasado domingo 21 de agosto con la organización de la Asociación Ñandú quedará en la historia por múltiples motivos. La gran fiesta popular –la prueba tuvo una convocatoria de más de 20 mil participantes- pero también el nivel de la competencia. Nuevamente la presencia de atletas de las potencias africanas (Etiopía y Kenia) le dio alta jerarquía internacional, así como la realización del Campeonato Sudamericano, con una cantidad y calidad nunca antes vista.

            Pero otro de los motivos inolvidables, y no menos relevante, es el nivel alcanzado por los fondistas argentinos. Lo que se venía insinuando en los últimos tiempos, con el considerable repunte del standard de corredores, quedó reflejado ahora en cantidad y calidad impresionantes. Más allá de los nombres de punta, es suficiente con mencionar algunas cifras:

            . 47 hombres (argentinos) estuvieron por debajo de 1 hora y 10 minutos.

            . 28 mujeres (argentinas) corrieron por debajo de 1h.25 y once de ellas, debajo de 1h.20m.

            En el sector femenino, Florencia Borelli y Daiana Ocampo repitieron el magnífico logro del Iberoamericano de Alicante, en mayo, concretando un 1-2 que ahora tuvo el “plus” de las marcas. Se convirtieron en las dos primeras atletas en la historia sudamericana en correr por debajo de 1 hora y 10 minutos, quebrando el récord que la peruana Gladys Tejeda mantenía con 1h.10m.14s. desde el 26 de marzo del 2016 en el Mundial de Cardiff. Y, por supuesto, dejaron atrás la marca nacional que Flor había logrado con 1h.10m.30s en otro Mundial, en Gdynbia, hace casi dos temporadas (17-10-20).

            En su recorrido hacia el récord también pulverizaron otras marcas nacionales: la de 10 kilómetros que había logrado la marplatense en diciembre pasado en San Isidro con 32m.38s. ahora fue bajada por ambas en nueve segundos. En el parcial de los 15 km. se les cronometró 48m.55s para Borelli y cuatro segundos más para Ocampo, batiendo el récord que la marplatense lograra en Gdynia (50m.12s).

            De este modo, Florencia Borelli es ahora la poseedora de todos los récords nacionales en pruebas de calle/ruta, desde los 10 km (compartido con Daiana) hasta el maratón, que fijó a principios de temporada en Sevilla con sus 2h.26m.24s. La cuenta incluye sus parciales de allí en 25 k y 30 km. con 1h27m05s y 1h44m25s. respectivamente.

            Si se le suma lo que ha logrado en pista –viene de convertirse en la primera sudamericana por debajo de los 9 minutos, llevando la plusmarca a 8m53s89 hace pocas semanas en Memphis y también fijó el tope nacional de 5.000 con 15m.23s83 en Manchester- estamos en presencia de una atleta notable que, a la vez, atraviesa un excepcional momento de forma. Un aliciente absoluto para preparar su sueño olímpico hacia París.

            Lo de Ocampo es igualmente brillante. Consolidada como una atleta de primera línea desde hace tres años, ahora también ha mejorado sus prestaciones en pista como lo demostraron sus actuaciones en los 5.000 metros (15m.53s24 al consagrarse campeona nacional) y 10.000 (apoderándose de la plusmarca argentina con 32m33s99 en la pista del Parque Olímpico, además de un triunfo en Portland/Oregón hace dos meses con 32m52s19).

            No se detiene allí la progresión de nuestro atletismo femenino de fondo:

. En la carrera del domingo, Marcela Gómez (1h.12m.11s.) y la sorprendente Xoana Zurita (1h.12m.41s.) consiguieron las que ahora significan 3ª. y 4ª. marca del historial nacional. Si consideramos también los logros de Agustina Landers (1h.13m.06s) y Antonella Guerrero (1h.14m.11s) tenemos que ahora seis de las diez primeras del ránking de todos los tiempos acaban de lograr sus registros en la prueba del domingo. Simplemente sensacional. Gómez, nuestra representante en el último maratón olímpico en Sapporo, confirma así su recuperación, en tanto Zurita es una atleta que recién apareció este año en las competencias.

            En el caso de los hombres, también hubo resultados muy alentadores. La competencia sudamericana fue dominada por los ecuatorianos. Pero Federico Bruno, el debutante Ignacio Erario y nuestros maratonistas olímpicos Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz concretaron las mejores actuaciones de sus campañas y ahora ocupan cuatro de los siete primeros lugares de la lista permanente: Bruno es el segundo con 1h.02m.10s, sólo precedido por el récord (1h.00m.45s de Antonio Silio en Suiza 1998). Erario con esta aparición en 1h.02m.12s. queda tercero, Arbe marcó 1h.02m.53s para el 5° lugar all-time y Muñoz, quien venía de correr el maratón mundialista en Oregón, logró 1h.03m.08s, también una gran superación personal para quedar en el séptimo lugar del ránking permanente. Detrás de ellos, una extensa lista con hombres que este domingo consiguieron sus mejores prestaciones y que hablan de una gran revitalización de nuestro atletismo de fondo.

            “Mi temporada se complicó con el virus que sufrí poco antes del Iberoamericano. No pude participar allí y también me perdí el Mundial para el que me había clasificado, en los 1.500 metros. Recién en las últimas semanas pude volver a entrenar con cierta normalidad y me animé a intentar ahora una distancia más larga. Aunque nunca esperaba semejante marca”, contó Bruno, quien ahora retornará a las pruebas de mediofondo, que lo tienen como una de las grandes figuras del atletismo nacional.

            El 21k de Buenos Aires integra el calendario de World Athletics con la categoría de Label Race. Y para Florencia Borelli, además, significó su tercer título nacional de medio maratón, ya que había ganado en 2017 (también en Buenos Aires) y dos años más tarde en su Mar del Plata natal.

Relacionado