HISTORICA JORNADA DEL ATLETISMO ARGENTINO: FLORIO-LARREGINA-BRUNO-LUNA/BORELLI…

Bajo la lluvia -y por momentos un diluvio- sobre la pista sintética de Asunción, el atletismo argentino está viviendo -este jueves 13 de octubre, segunda jornada de competiciones en los XII Juegos Odesur- una de las jornadas más grandiosas de las últimas décadas. Todo lo sucedido a lo largo del año permitía anticipar una buena performance pero lo que viene sucediendo ahora, desborda las expectativas y colma de emoción a nuestras comunidad atlética. Esta joven generación, incluyendo también a sus más experimentados, está haciendo historia y devolviendo al atletismo nacional a los primeros planos de la región: hoy, en menos de una hora, llegaron cuatro medallas doradas, que se unen a la lograda ayer por Federico Bruno en los 5.000 metros tras su intenso duelo con el uruguayo Santiago Catrofe.

Y para completar su formidable doblete, Bruno acaba de conquistar su especialidad de los 1.500 metros llanos en 3m.40s.90, delante del brasileño Guilherme Kurtz (3m41s58) y de Catrofe (3m42s57), en tanto Jose Zabala también batalló adelante para culminar cuarto con 3m44s42. Bruno, recordman nacional de la especialidad, recupera así el título que había logrado en Santiago 2014. «La actuación de Bruno -elogió el profesor Juan Alberto Scarpin, de la delegación argentina- fue soberbia. Y después de lo que demostró en 5.000, corrió todavía con mayor seguridad, con total confianza. Es impresionante su madurez como atleta». En esta carrera de 1.500 se dieron cita los mejores sudamericanos de la actualidad y Bruno volvió a imponer su jerarquía, sólo Kurtz pudo seguirle el paso y aún en la recta final el argentino se fue desprendiendo. Catrofe, quien fue semifinalista en el Mundial de Eugene y tiene este año una marca de 3m.35s.86, esta vez quedó con medalla de bronce, aportándole así otra presea al atletismo uruguayo.

La serie triunfal argnetina se había iniciado con los 400 metros planos cuando, continuando en la senda mágica de las últimas semanas, Elián Gaspar Larregina derrotó a los mejores especialistas de la región con 45s.80. Venía de ganar el Sudamericano u23 en Cascavel con plusmarca nacional de 45s.53, brindando también allí un soberbio espectáculo con sus compañeros del relevo (Falchetti, De Genaro y Emmert). Ahora superó al campeón sudamericano, el venezolano Kelvis Padrino (46s.41) con medalla de bronce para el brasileño Lucas da Silva Carvalho con 46s.47.

Se trata de los primeros triunfos de un «cuatrocientista» argentino en competencias de este nivel en más de medio siglo ya que hay que remontarse a 1969 cuando el inolvidable Andrés «Pelusa» Calonge logró esta especialidad en el Campeonato Sudamericano de Quito.

Y uno de los compañeros de Larregina en la escuadra de velocistas del Club Quirón, Franco Florio, acaba de producir otro auténtico batacazo: campeón de los 100 metros llanos, la «prueba reina» de toda la programación atlética. Se corrió con un viento en contra de 1,3 ms. y Florio -quien venía de implantar el récord nacional absoluto con 10.11 en Cascavel- marcó ahora 10.35 para derrotar a calificados rivales, incluyendo entre ellos a los últimos dos campeones sudamericanos, procedentes de la potencia regional, Brasil. La medalla de plata fue para Felipe Bardi dos Santos (el vencedor del Sudamericano de Guayaquil 2021 y que venía de lograr 10s.00 con viento a favor hace pocas semanas). Bardi quedó a dos centésimas de nuestro atleta, siendo el bronce para el colombiano Carlos Palacios con 10.46. El brasileño Rodrigo Pereira do Nascimento (antecedente de 10.04 en la temporada y campeón sudamericano 2019) terminó ahora cuarto con 10.53.

El triunfo de Florio es el más importante de un sprinter argentino en la velocidad pura (100 llanos) de una competencia internacional desde que Carlos Gats lograra esta prueba en el Iberoamericano de 1994, en Mar del Plata. «Estamos muy emocionados. Esta es la consecuencia de mucho trabajo y de grandes atletas» comentó Javier Morillas, entrenador del plantel de velocistas argentinos.

También el equipo femenino ya se hace sentir y Fedra Aldana Luna y Mariana Borelli han concretado un singular 1-2 en los 1.500 llanos. Luna, nuestra recordwoman nacional, ganó con total autoridad en  4m14s69, estableciendo el récord de los Juegos, con medalla de plata para Mariana Borelli en 4m16s49 y bronce para la brasileña Jaqueline Weber con 4m17s50. Una actuación valiosísima de nuestras mediofondistas, delante del mayor «field» de especialistas de la región, incluyendo varias campeonas sudamericanas como Joselyn Brea (Venezuela) y Muriel Coneo (Colombia).

Y en su actuación internacional más importante, la velocista Florencia Lamboglia ha logrado la medalla de plata de los 100 metros llanos con 11s.90, escoltando a la brasileña Ana Carolina de Jesús Azevedo (11.75), dejando en el tercer puesto a una de las favoritas y más laureadas sprinters sudamericanas, la ecuatoriana Angela Tenorio (11.93).

Esta serie de actuaciones -ratificando lo ya sucedido en el Iberoamericano de La Nucía y en los recientes Sudamericanos (21k, u18 y u23)- conforman una de las mejores temporadas que se recuerde de nuestro atletismo en las últimas décadas. E identifican a esta generación como un auténtico orgullo del atletismo y el deporte nacional.

 

 

 

 

 

Relacionado