Germán Chiaraviglio, ahora con base en Barcelona

Por CLARA BLANCO – Diario EL LITORAL

Los Juegos Panamericanos que se realizaron en Santiago de Chile durante fines de octubre y principios de noviembre dejaron un saldo positivo de 75 medallas: 17 doradas, 25 plateadas y 33 de bronce. Una de las preseas de plata se la adjudicó Germán Chiaraviglio, quien no solo llegó a participar de su quinto Panamericano igualando la línea del marchista Juan Cano, sino que también terminó segundo en su disciplina.

  Se suele decir que la edad es solo un número y este dicho popular se aplica muy bien a Germán. El santafesino saltó 5,50 metros y quedó segundo detrás del estadounidense Matthew Ludwig, quien llegó a los 5,55 y se alzó con la dorada. Mientras que el tercer lugar fue para el mexicano Jorge Luna con 5,40 metros.

  Lejos de tomarse un respiro de su carrera deportiva, en diálogo con El Litoral y desde Barcelona, el garrochista reveló cuál es su próximo objetivo. “Siempre quedan pendientes y eso es natural. Tiene que ver con la búsqueda incansable de ser cada día mejor y creo que la mayoría de los atletas responderían lo mismo. Eso no quiere decir que esté disconforme o no valore todo el camino recorrido hasta acá, al contrario. Mi próxima ‘zanahoria’ es poder estar en los Juegos Olímpicos de Paris en 2024. ¡Hacia allá voy!”, reconoció el santafesino.

  Chiaraviglio es dueño del récord sudamericano de salto con garrocha bajo techo con una marca de 5,52 metros. Además, es el único atleta argentino en haber ganado una medalla de oro en un Mundial de atletismo. Sin embargo, estos logros no parecen obnubilar la concentración del garrochista. “Siempre trato de competir o mejorar mis indicadores, no tanto en relación a los demás, sino que le doy mucho valor a la autosuperación. Es muy importante estar mejor o avanzar en relación al Germán de otras épocas”, sostuvo. Aunque parece inoxidable, Chiaraviglio le puso fecha de caducidad a sus presentaciones, por lo menos en los Juegos Panamericanos: “aunque para ser concreto no me veo participando a mis 40 años en otro JJPP, ya es demasiado”, agregó entre risas.

  German Chiaraviglio no solo es uno de los atletas santafesinos más reconocidos a nivel internacional, sino que también se ha transformado en un joven dirigente deportivo. En los últimos años, al garrochista se lo vio muy activo en distintas instituciones que buscan no solo impulsar el deporte, sino también acompañar de manera integral a los atletas.

  “Me gusta que nuestro deporte avance en todo sentido, no solamente en lo técnico que sería una performance puntual, sino en todo lo que hace al desarrollo de un atleta, un entrenador, un dirigente, etc. Creo que es una parte que no siempre está bien atendida y es un poco lógico, porque lo que siempre miramos son los resultados objetivos, las medallas y los logros dentro de la pista. Aunque yo creo que muchas veces esos ‘intangibles’ y difíciles de medir, son muy importantes para que nuestro ecosistema crezca, solo que lleva más tiempo”, expresó Germán.


  Para el santafesino radicado en Barcelona, “el entorno, lo institucional, la calidad de vida de nuestros atletas y los recursos que tienen para poder desarrollarse y crecer”, son puntos vitales que deben ser bien atendidos para el éxito de un deportista. “Por eso le presto atención e intento participar en aquellas instituciones que a lo largo de los años me fueron abriendo puertas para aportar desde mi lugar. Recientemente ingresé a World Athletics (WA) y a Panam Sports como integrante de comisión de atletas y también en la comisión de Competencias de la WA. Espero poder sumar mi granito de arena”, agregó.

  En la búsqueda por alcanzar grandes rendimientos y poder entrenar con las condiciones óptimas, muchos atletas eligen emigrar de jóvenes. Sin embargo, Germán Chiaraviglio tomó esta decisión a sus 36 años y con familia.

  “En agosto de este año decidimos junto a Pia (mi pareja) y Ambar (mi hija) venir a vivir a Barcelona, queríamos un cambio y era un lindo desafío familiar. En lo deportivo me interesaba el tiempo de carrera que me quedaba, poder entrenar y competir cerca del ‘mundo atlético’ en el cual pretendo compararme, donde están los torneos más importantes del mundo y donde siempre me gustó estar para poder crecer y seguir vigente. La adaptación se está dando muy bien por suerte, estamos contentos y conformes con la ciudad que es muy amena para vivir. Siempre se extraña Santa Fe, tuve la posibilidad de estar hace poco y las raíces tiran, pero yo estoy acostumbrado a viajar desde chico por lo que estoy bastante entrenado”, cerró el garrochista.