Fernando Marrón y su vigencia

Fernando Marrón fue uno de los grandes fondistas argentinos a principios de la década del 80. Posteriormente desarrolló –y desarrolla aún- una encomiable labor como entrenador y preparador de deportistas, en todos los niveles, especialmente en el sur. Pero Fernando, surgido de la pista del Parque Chacabuco en Buenos Aires, no pierde su pasión por “correr” y este domingo 12 de diciembre también fue protagonista del 10k de San Isidro. ¡A sus 61 años!

Marrón ocupó el 50° puesto entre los miles de corredores y su tiempo de 35m.17s está considerado como uno de los mejores del mundo para su categoría dentro de los Masters (60-65 años).

Bajo la guía del recordado profesor Enrique Eleussippi en aquella gran camada de atletas que se reunió en la Agrupación Aconcagua entre las décadas del 60 y 80, Marrón tuvo su momento de esplendor el 12 de octubre de 1980, cuando se disputó el torneo internacional Ciudad de Buenos Aires inaugurando la primera pista sintética del país, en lo que hoy constituye el Cenard. Ese torneo convocó a grandes figuras mundiales como Edwin Moses, Al Oerter y Sara Simeoni –fue el mejor de la historia atlética del país- y entre los participantes en los 10 mil metros estaba uno de los animadores del circuito mundial, el finlandés Martti Vaino (terminó 4° con 29m.16s.5, en la carrera ganada por el brasileño Jose Joao da Silva con 28m45.s2). Vaino había sido campeón europeo en Praga, en 1978, y luego llegaría al bronce del Mundial en su propia tierra, en 1983, esta vez sobre 5.000 emtros.

Semejante nivel de competencia le permitió a Marrón cumplir la mejor actuación de su vida -29m.21s.5 para el sexto puesto- batiendo así el histórico récord de Osvaldo Suárez (29m.26s.0 desde 1959 en Praga). El día anterior, el marplatense Jorge Monín había logrado el récord de los 5.000. Al año siguiente, Marrón realizó una gira europea en la que estableció sus mejores marcas personales de 3.000 y 5.000 metros llanos (8m.15s.8 y 14m.06s.9 respectivamente en Londres y Madrid) y también fue campeón nacional en los 5.000. Además, era uno de los protagonistas de las principales carreras en nuestro medio, quedando segundo en las Fiestas Mayas del 79 y 80, detrás de valores como Juan Carrizo y el colombiano Víctor Mora.

Después de aquella gran campaña y su gran tarea formativa, Fernando sigue disfrutando de su pasión por el atletismo de fondo junto a las nuevas generaciones.

 

Foto: Gentileza FotoRun

 

 

Relacionado