El alentador balance en el Ibero

Fuente: CLARIN

Con 11 medallas en el Iberoamericano, el atletismo argentino vivió un fin de semana muy alentador en Alicante

La recuperación de Belén Casetta y la consolidación de Florencia Borelli en su calidad de primera figura encabezan un grupo que dejó una gran imagen en una competencia muy importante.

Con 11 medallas en el Iberoamericano, el atletismo argentino vivió un fin de semana muy alentador en Alicante

En una mañana cálida y húmeda, pero sin viento, en Alicante, los fondistas argentinos concretaron una magnífica actuación al clausurarse este domingo el Campeonato Iberoamericano de atletismo. La carrera de medio maratón fue simultánea con una prueba popular en solidaridad con el agredido pueblo ucraniano. Y allí las chicas de nuestro país que vienen pisando fuerte en los últimos tiempos concretaron un notable 1-2 con el triunfo de Florencia Borelli en 1h11m59s seguida por Daiana Ocampo con 1h13m13. Entre los hombres, un debutante en ese nivel como el mendocino Antonio Jesús Poblete se llevó la medalla de plata con 1h04m47, apenas un segundo detrás del flamante campeón, el peruano Luis Ostos. En la misma carrera un veterano como Miguel Angel Bárzola se lució con su quinto puesto

De ese modo, y como ocurrió horas después con las últimas pruebas en la pista en el estadio La Nucía, se confirmó el gran repunte que eel atletismo argentino logró en las carreras de medias y largas distancias.

Pero además, y a pesar de que a último momento no se pudo contar con una carta segura como la de Federico Bruno en los 1.500 metros (sufrió una mononucleosis que lo alejará por algunas semanas de las competencias), y la lesión de Joaquín Gómez en martillo, cerró el Iberoamericano en el sexto lugar del medallero con dos de oro, cuatro de plata y cinco de bronce para un total de 11.Antonio Jesús Poblete se llevó la medalla de plata en los 21K.

Antonio Jesús Poblete se llevó la medalla de plata en los 21K.

La comparación con ediciones anteriores no resulta del todo válida ya que el torneo español tuvo un nivel internacional como pocas veces se dio. Aquí participaron (y ganaron) medallistas o finalistas olímpicos de la clase del brasileño Darlan Romani en lanzamiento de bala y la dominicana Marileidy Paulino en 400 metros, quienes le dieron una jerarquía al torneo que no resulta tan frecuente.

Cuando los “Iberos” surgieron seis décadas atrás el atletismo argentino todavía mantenía valores de primera clase mundial. Eran los tiempos de Osvaldo Suárez o Juan Carlos Dyrzka, por ejemplo. Más adelante, a lo largo del historial y pese a las diferencias de infraestructura, apoyo técnico y capacidad económica respecto a los principales países del área (Brasil, España, Cuba y Portugal) algunos de los atletas argentinos pudieron brillar.

Belén Casetta y la consolidación de Florencia Borelli en su calidad de primera figura del atletismo nacional encabezan esa consideración.

Pero en 2022, y en ese marco de jerarquía, una nueva generación se puso en marcha. Hubo una mayoría de debutantes. Y ofrecieron un magnífico balance.

La recuperación de Belén Casetta y la consolidación de Florencia Borelli en su calidad de primera figura del atletismo nacional encabezan esa consideración. Ambas, surgidas de la “cantera” de mediofondistas y fondistas marplatenses. Volviendo al nivel que la llevó hasta una final mundialista en Londres hace cinco años, Casetta recuperó su corona del Iberoamericano en 3.000 metros con obstáculos que ya había obtenido en Rio de Janeiro y consiguió la mínima clasificatoria para Oregon. Mientras, Borelli continuó con ese magnífico “rush” de los últimos tiempos que incluye su victoria en el maratón de Buenos Aires, su record argentino de esa distancia en Sevilla de febrero y haberse convertido, hace pocas semanas, en la primera sudamericana en quebrar la barrera de los nueve minutos en 3.000 metros.

Pese al clima salió una marca aceptable. Y me siento inmensamente feliz por haberle dado este triunfo al equipo y por todo lo que lograron mis compañeros”, expresó Borelli. Ahora le añadió el título a aquella campaña en una competencia en la que también Daiana Ocampo -flamante recordwoman de 10.000 metros desde hace apenas ocho días en la pista del Parque Olímpico se llevó una valiosa medalla de plata.Parte de la delegación argentina que compitió en el Iberoamericano de Atletismo de Alicante. Foto Prensa CADA

Parte de la delegación argentina que compitió en el Iberoamericano de Atletismo de Alicante. Foto Prensa CADA

En la jornada vespertina, Fedra Luna compitió ante experimentadas rivales para subir al podio de los 5.000 metros con su segundo puesto en 16m09s96. Sobre esa distancia Marcos Julián Molina le agregó otra medalla a su cosecha del Iberoamericano -había llegado tercero en la carrera de obstáculos- y repitió ese puesto ahora con una marca de 13m52s50. Y en 1.500 metros el joven José Zabala cubrió con todo coraje la plaza de Bruno para lograr el segundo puesto en 3m44s45; fue sólo superado por el enorme candidato portugués Isaac Nader.

La cosecha total argentina en el Iberoamericano no se detuvo en las medias o largas distancias. También hay que destacar la actuación de los noveles velocistas Franco Florio y Elián Larregina, ambos de la clase 2000. Es relevante para los dos -representantes del club Quirón- haberse insertado entre los medallistas en algunas de las disciplinas más exigentes del programa atlético. Florio quedó tercero en 100 metros. Solamente dos argentinos en el historial del campeonato (Luis Vienna en 1960 y Carlos Gats, oro en 1994) llegaron tan alto en la “prueba reina”.

Larregina se convirtió en el cuarto argentino del historial en alcanzar una medalla en 400 metros. Y lo hizo con el “plus” del record nacional ya que bajó su marca del año pasado a 45 segundos y 78 centésimas escoltando a la imbatible dupla de los dominicanos Lidomar Feliz y Luguelin Santos, ex subcampeón olímpico. Otra velocista de Quirón, Florencia Lamboglia, produjo su mejor actuación en 100 metros aunque no le alcanzó para ubicarse entre las finalistas, algo que sí consiguió luego en 200.

A sus 35 años recién cumplidos Germán Chiaraviglio volvió a aportar una medalla en un evento como el salto con garrocha que ya lo tuvo como un gran protagonista (campeón) en cuatro oportunidades. Y en lanzamiento de bala Ignacio Juan Carballo consiguió sobrepasar por primera vez la “barrera” de los 20 metros (fue quinto) siendo así el tercer argentino del historial en exhibir ese nivel. Con Carballo y el promisorio Nazareno Sasia -quien ahora no pudo asistir debido a una lesión- el atletismo argentino ya que cuenta con un poderoso tándem para esta especialidad.

Para el área del Iberoamericano la recuperación que exhibió Argentina es alentadora. Para seguir creciendo y colocar algunos de esos valores en el primer plano internacional se necesitará aún mucho más. Pero el camino es el indicado.

Relacionado