Diez marcas de campeonato en el Provincial u18 de Buenos Aires

Por Alejandro Maldonado /FAPBA

El estadio atlético “Justo Ernesto Román” de la ciudad de Mar del Plata fue durante este sábado 1 y domingo 2 de julio el lugar elegido para la disputa de la 43° edición de los Campeonatos Provinciales U18, donde se establecieron diez nuevos récords del certamen, producto de los desempeños de Juana Zuberbuhler, William Arista, Morena Zarate, Celeste Molina, Milagros Rosas, Malena Bustamante, Valentín Porverisani, David Vilela y Aldana González.

La joven mediofondista marplatense, Juana Zuberbuhler, es uno de esos precoces talentos que surgen muy esporádicamente, que tiene un futuro prometedor, y que en esta incipiente carrera se va adueñando de registros históricos e inscribiendo su nombre en dos pruebas en las que la provincia ha tenido siempre muy buenos exponentes como lo son los 1500 y los 800 metros, donde en este fin de semana se apoderó de las plusmarcas del campeonato.

En la tarde del sábado en los tres giros y medio a la pista aplicó su roce internacional, a pesar de su juventud, para quedarse con la victoria, soportando los constantes envistes de la rodriguense Delfina Molina, Irene Saray Pernía (Gral. Alvarado) y la también nacida en “La Feliz”, Brisa Rodríguez Medina, haciendo la diferencia al sonar la campana para el giro final donde estableció las verdaderas diferencias, parando los relojes en 4m45s94, contra los 4m46s50 de Molina y los 4m52s36 de Saray Pernía.

Dicho registro le dio un premio más a la pupila de Leonardo Malgor, ya que borró de las tablas de récords de los campeonatos luego de 37 años los 4m46s1 que la arrecifeña Rosana Palavecino había impuesto en 1986.

Mientras que, en el mediodía gris del domingo, no dio margen de dudas y con total autoridad se apoderó de los 800 metros con un crono de 2m17s31, sacándole algo más de cinco segundos a su más cercana seguidora Delfina Molina (2m22s85), quedando en tercer lugar la nacida en Trenque Lauquen, Brisa Flores con 2m29s02.

Así pues, pulverizo los 2m18s9 que su coterránea, desde hace varios años radicada en España, Laura Garciarena había establecido en 1997, nueve años antes que Zuberbuhler naciera.

En las mismas pruebas, pero, entre los varones, fue el olavarriense Alfredo Ardiles quien se quedó con la victoria con 2m02s62 y 4m11s46, en los 800 y 1500 metros, respectivamente.

El primer impacto del certamen se dio cuando este recién daba inicio, anunciando lo que sería un fin de semana inolvidable, de la mano de uno de los jóvenes exponentes que tiene Buenos Aires en una prueba siempre difícil como lo es la Marcha Atlética, William Arista, quien se adjudicó con total autoridad los 10000 metros de dicha especialidad, empleando un tiempo de 48m58s88, que le permitieron borrar de la tabla de récords de campeonato los 49m27s36 que el también nacido en la ciudad de Tordillo, Gianluca Rosas, había establecido en la edición del 2017.

Su escolta, en esta oportunidad fue su compañero de equipo, Damián Ricardo (49m44s64).

El sol radiante que acompaño la jornada sabatina, sumado a un gran marco de público y de atletas, vibró por segunda vez, de la mano del sprinter nacido en Pergamino, Valentín Porverisani, vencedor en la final de los 100 metros llanos con un crono de 11s04, viento legal positivo de 1.5m/s, superando al oriundo de Chivilcoy, Valentino Barranco (11s24) y al linqueño Axel Aguilar (11s25).

Este registro, además, le dio la plusmarca del campeonato en poder desde 2011 del olavarriense Esteban Wagner con 11s17. Trepando, también, al segundo lugar del ranking provincial 2023 en la categoría absoluta y tomando el liderazgo en las divisionales U23, U20 y U18.

Luego junto a Aquiles Sauro, Álvaro Spagna e Ivo Balmaceda se quedaría con la dorada en el relevo 4×100 metros con un tiempo de 46.34, doblegando a las cuartetas de Lincoln (46s49) y de Campana (47s48).

Y en la jornada final, completaría su triplete de oro con su victoria en los 200 metros donde paró los relojes en 23s20 (v.+0.4), siendo escoltado por el linqueño Aguilar (23s44) y el marplatense Iván Campos Hernández (23s79).

En tanto, la rodriguense Celeste Molina, que venía de hacer una gran Copa Nacional de Clubes siete días atrás en Concepción del Uruguay no quiso ser menos, y en dos oportunidades pulverizó el primado del certamen en los 400 metros, que era de 58s52 realizados en 2022 por la marplatense Juana Zuberbuhler.

Primero, cuando cruzó la meta en 58s34, para quedarse con la segunda serie y posteriormente en la carrera por las medallas donde hizo lo propio en 58s11, superando a la nacida en San Pedro, Candela Basaldua (1m00s69) y a la tandilense Zoe Ferreira (1m01s36).

Molina junto a su hermana Delfina, Tiara Morales y Bahiana Villarreal se harían de la presea de bronce en la posta 4×100 de las mujeres, escoltando a los equipos de Pergamino (50s90) y de Campana (51s71).

Mientras Molina “volaba” en la pista, la navarrense Aldana González hacía volar su martillo hasta los 50 metros 29 centímetros, para no solo hacerse con comodidad del triunfo, siendo la única por encima de la barrera de los 50 metros, sino que, además, mejoraba su propio récord de los campeonatos que era de 45.87m logrados en la edición anterior.

Completaron el podio la suipachense Juana Marino y la pinamarense Delfina Gamarra con 46.19m y 41.09m, respectivamente.

En el cierre de esa primera jornada, cuando ya parecía que habíamos visto todo y el sol se escondía en el horizonte, la alumna de Néstor Gopar en la ciudad de Tordillo, Milagros Rosas, continuó con su gran presente, al vencer en el Lanzamiento de la Jabalina con 47.75 metros, mejorando en 18 centímetros el récord de la reunión en poder de la marplatense Luciana Sánchez con 47.57m logrados en 2016.

La medalla de plata fue para la nacida en Tornquist, Rebeca Pacheco y la de bronce para la suipachense Lola Zubeldía.

En la misma prueba, pero entre los varones, Leonel Landriel, siguió con la tradición de los nacidos en Marcos Paz y formados bajo la tutela de Gustavo Osorio, al quedarse con la dorada con una marca de 65.77 metros, superando al campanense Franco Rondan (56.93m) y al puntalatense Nicolás Navarrete (48.26m).

La linqueña Morena Zarate, fue la dueña absoluta de la velocidad al imponerse en los 100 y los 200 metros planos, estableciendo en este último un nuevo primado del certamen.

En el hectómetro se hizo de la victoria con 12s22 (v.+1.7), superando a la nacida en Pergamino, Denise Vega (12s50) y a la tandilense Johanna Franceschetti (12s76).

Y en la jornada dominical, sus 25s35, con viento legal positivo de 1.8m/s no solo le dieron el triunfo en los 200 metros llanos, sino que además, le permitieron mejorar los 25s45 que la rodriguense Verónica Barraza había impuesto como récord del campeonato en la edición del 2003.

Sus escoltas en esta distancia fueron Celeste Molina y la marplatense Nazarena Bergamaschi con 25s47 y 26s42, respectivamente.

Los últimos dos récords del certamen que sucumbieron fueron los de las pruebas combinadas tanto entre las mujeres como entre los varones.

Las mujeres, tras las duras siete competencias del Heptatlón, se adjudicó la competencia la nacida en Gral. Rodríguez, Malena Bustamante, al totalizar 4459 puntos, escoltada por la campanense Tamara Conti (3221) y la marplatense Abril Gallardo (2342).

Así pues, la alumna de Juan Ávila y Pablo Bustamante, mejoró las 4306 unidades que la olavarriense María Paz Azzato había establecido 21 años atrás, en el 2002.

Mientras que, por el lado de los varones, fue el nacido en Campana, David Vilela, quien sumó 5251 puntos en el Decatlón, para borrar los 4915 en manos del pinamarense Matías Ledesma desde el 2018. Completaron el podio los marplatenses Ramiro Del Barba y Giuliano Santoro con 4232 y 3932, respectivamente.

Otros puntos altos fueron, la oriunda de Campana, Angelina Muga, la nacida en Gral. Alvarado, Irene Saray Pernía y el bahiense Nehuen Pérez De Dios.

Por el lado de la pupila de Diego Marquine, que venía de brillar en la Copa Nacional de Clubes, donde había cosechado tres doradas. En esta oportunidad, se quedó con dos de oro y dos de plata.

Las doradas de Muga, producto de victorias en los 100 metros con vallas, al cronometrar 14s90 (v.+0.3), escoltada por la marplatense Ana Rivera (15s55) y la pergaminense Morena Castro (17s76). Y en el Impulso de la Bala, donde envió el implemento hasta los 12.99m, seguida por la lujanense Aixa Amiano (11.78) y la azuleña Florencia Sequeira (11.52m).

En tanto las plateadas, las obtuvo como miembro del relevo 4×100 de las mujeres y con su segundo puesto en el Salto en Alto, donde rebasó la varilla en 1.51 metros, escoltando a la pinamarense Valentina Aquino Jara, ganadora con 1.54m y superando a Brisa Flores, bronce por diferencia de nulos con 1.48 metros.

Mientras que Saray Pernía, categoría 2009, tras mostrar sus credenciales en los 1500 metros del sábado, donde se quedó con el tercer puesto, dominó con inteligencia los 3000 metros del domingo, parando los relojes en 10m23s68, superando a la marplatense Brisa Rodríguez Medina (10m56s22) y Lucía Castro (25 de Mayo), tercera, con 11m11s01.

En tanto, el bahiense Pérez De Dios, dominó con amplia diferencia los 110 y los 400 metros con vallas, al parar los relojes en 15s80 (v.+0.3) y 50s05, respectivamente.

El cierre del Campeonato nos regaló un apasionante final con la Posta 8×300 mixta, donde hasta el séptimo relevo parecía que la victoria era para los dueños de casa, sin embargo, en ese traspaso la rodriguense Celeste Molina, no solo superó al marplatense Benjamín Fernández, que había logrado la medalla de bronce en los 3000 metros minutos antes, sino que también estableció una diferencia al pasarle el testimonio a Joaquín Fernández, que a las postres fue irremontable para Juana Zuberbuhler, encargada de cerrar la competencia para los locales, a pesar del esfuerzo final de esta, quedando la victoria para General Rodríguez con 5m39s41 contra los 5m43s31 de Mar del Plata, quedando en tercer lugar Pergamino con 5m45s61.

Los otros campeones fueron: el pinamarense Salvador Lucero (9m17s24 en 3000m); el marplatense Valentín Dini Palazzo (6m39s55 en 200m c/obst); el lujanense Juan Ignacio Brady (1.90m en Alto); Valentino Barranco de Chivilcoy (6.51m en Largo); el suipachense Esteban Schultheis (44.46m en Martillo); Tomás Trivellini de Tornquist (2.85m Garrocha); el olavarriense

Iñaqui Arguindegui (52s69 en los 400m); los pergaminenses Francisco Gutiérrez (14.16m en Bala) y Morena Pugin (10.42m en Triple); los campanenses Félix Arredondo (12.39m en Triple) y Sol Pacheco (2.65m en Garrocha), Ludmila Olmos de Punta Alta (32m36s35 en los 5000m Marcha Atlética); la bahiense Helena Romero Aumassanne (8m30s14 en 2000m c/obst); la maipuense Ludmila Peralta (34.27m en Disco); y el nacido en Marcos Paz, Alexis Velázquez (45.87m en Disco).

FOTO: podio 1.500m