Día II en Budapest, Noah Lyles rey de los 100m

Especial AFP

En unos 100 metros muy abiertos, el estadounidense Noah Lyles se coronó finalmente como nuevo campeón del mundo en la prueba reina de la velocidad, este domingo 20 de agosto en Budapest, donde España sumó su segundo oro de esta edición gracias de nuevo a la marcha.

(por la Argentina, este domingo compitieron Carlos Layoy en la clasificación de salto en alto y Elián Larregina en las series de 400. Layoy no pudo superar su marca inicial de 2.14, en tanto Larregina produjo su segunda marca personal de 45.42 para quedar 5° en serie de 400, donde se convirtió en el primer argentino en acceder a una cita mundialista).

Como de costumbre en el día de la final de los 100 metros de un gran evento de atletismo, todo parece quedar eclipsado ante la tensión que rodea a la batalla por ser el atleta más rápido del mundo. En esta ocasión se añadía la incertidumbre ante una carrera con una larga lista de candidatos y sin un favorito claro.
Durante meses se esperaba un duelo entre el estadounidense Fred Kerley, campeón mundial el año pasado, y el italiano LaMont Marcell Jacobs, campeón olímpico, pero nada más lejos de la realidad: ambos quedaron apeados en las semifinales, un par de horas antes de la gran final.
E n ella Noah Lyles voló a la victoria con su crono de 9 segundos y 83 centésimas, que le permitió colgarse el ansiado oro, relegando al joven botsuano Letsile Tebogo a la plata y al británico Zharnel Hughes al bronce. Ambos con 9.88 y desempatados por las milésimas de segundo.
«Dijeron que no podía lograrse. Dijeron que yo no era el elegido. Pero gracias a Dios, lo soy», afirmó Lyles nada más conocer su victoria, dirigiéndose a una cámara en la pista.
Es el cuarto título mundial de 100 metros masculinos para un estadounidense, para cuatro atletas diferentes. Ahora Lyles tratará de lograr su tercer oro mundial seguido en los 200 metros para confirmar su gran papel de este domingo.
Antes de ello, la velocidad tiene otra cita importante el lunes con la final de los 100 metros femeninos, donde las jamaicanas Shelly-Ann Fraser-Pryce y Shericka Jackson, y la estadounidense Sha’Carri Richardson cumplieron este domingo superando las series sin complicaciones.
El domingo había comenzado en Budapest con la prueba femenina de los 20 kilómetros marcha. El sábado había triunfado en esa distancia el español Álvaro Martín y María Pérez le emuló en esta ocasión, dando a su país un doblete histórico.
Pérez (1h26:51) sucedió en el palmarés a la peruana Kimberly García, que fue cuarta en esta ocasión.
Es el noveno oro mundial de la historia de España y el quinto en la marcha.
«Cuando visto la camiseta de la selección española lo doy todo, siempre lo he hecho. Hasta en los malos momentos y vomitando he terminado. Al final no hay mejor manera para decir que la marcha española sigue adelante», festejó.
María Pérez aspirará el jueves a otro oro, el de 35 km, una distancia donde es además la plusmarquista mundial.
El otro momento importante del domingo en Budapest-2023 estuvo en los 10.000 metros masculinos, donde por tercera edición consecutiva venció el ugandés Joshua Cheptegei.
Con un crono de 27 minutos, 51 segundos y 42 centésimas, Cheptegei superó en el podio a otros dos competidores africanos, el keniano Daniel Simiu Ebenyo (27:52.60, plata) y el campeón olímpico etíope Selemon Barega (27:52.72, bronce).
«Estoy muy orgulloso por ganar este tercer título mundial consecutivo. Es la mejor manera de terminar la temporada. Puede que sea mi último Mundial en la pista, así que esta medalla de oro significa todavía más», comentó Cheptegei, que planea dedicarse al maratón.
Con sus tres oros mundiales seguidos, Cheptegei emula lo que consiguió en su día el británico Mo Farah (entre 2013 y 2017). Se acerca a uno de la hazaña de los etíopes Haile Gebrselassie y Kenenisa Bekele, que consiguieron por su parte cuatro oros seguidos.
Los otros oros del día en el Mundial de atletismo fueron para la británica Katarina Johnson-Thompson (heptatlón), el canadiense Ethan Katzberg (lanzamiento de martillo) y la serbia Ivana Vuleta (salto largo).