Comienzan las competencias atléticas en Tokio

Tokio

El atletismo olímpico comienza a andar en Tokio, este viernes 30 de julio a las 9.00 (hora de Japón, las 21 del jueves 29 en la Argentina). La primera atleta de nuestro país que participará será Belén Casetta, quien estará en las series de los 3.000 metros con obstáculos el 1° de agosto a las 9.40 (las 21.40 del 31 de julio en Argentina). Ya sobre el cierre de los Juegos, y en el circuito de Sapporo, competirán nuestros maratonistas: Marcela Gómez largará la carrera femenina el 7 de agosto a las 7.00 (las 19 del 6 de agosto en Argentina) y exactamente un día después lo harán Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz en hombres.

Lamentablemente, y a último momento, se quedó al margen Germán Chiaraviglio, quien iba a participar por tercera vez en salto con garrocha. Al dar positivo por Covid-19 -esta contingencia de las que atraviesa el mundo entero- no podrá competir, en una de las pruebas más atractivas del programa atlético. Uno de los favoritos para la misma prueba, el campeón mundial Sam Kendricks (EE.UU.) también dio positivo por Covid-19 y no podrá participar.

La jornada inicial del atletismo olímpico incluye la presencia, en distintas eliminatorias, de varios de los representantes sudamericanos con mayores ambiciones en los Juegos, como la venezolana Yulimar Rojas en salto triple y el brasileño Alison Brendom Alves dos Santos en los 400 metros vallas, además del relevo mixto 4×400 de Brasil, una especialidad que hace su estreno olímpico.

La única final de este primer día será la de los 10 mil metros llanos para hombres, donde la dupla de Uganda (Joshua Cheptegei – Jakob Kiplimo) enfrentará a los siempre poderosos etíopes, encabezados esta vez por Selemon Berega y Yomif Kejelcha. Cheptegei es el campeón mundial desde Doha 2019 y el año pasado, en Valencia, estableció el récord mundial con asombrosos 26m.11s.0, mientras su joven compañero Kiplimo es el campeón mundial de 21k y número 1 del mundo en esta temporada sobre 10 mil metros llanos con 26m33s93, conseguidos en mayo en Ostrava.

En general para todos los atletas, pero particularmente para los de nuestro país, el camino hacia Tokio fue durísimo. Se estableció un sistema muy complicado de clasificación (combinando marcas -muy rígidas- con un nuevo ránking de difícil aplicación) y el mismo se vio alterado por la suspensión de competencias a nivel internacional, debido a la pandemia, en gran parte del 2020. Y también los Juegos Olímpicos tuvieron que aplazarse por un año. Las medidas de confinamiento en momentos álgidos de la pandemia en nuestro país, las restricciones que en distinta forma se aplican desde marzo 2020, las dificultades para los viajes, la situación económica y la falta de competencias alteraron los entrenamientos (diarios y a largo plazo). Aún así, es un mérito inmenso que Germán, Belén y nuestros maratonistas hayan logrado su lugar en los Juegos, un mérito que también tuvieron -quedando muy cerca- atletas como Daiana Ocampo, Florencia Borelli o Federico Bruno, por citar a algunos de los más destacados.

Relacionado

Suscríbete

Recibe las novedades en tu mail al instante. Cuando hagas clic en SUSCRIBIR revisa tu correo electrónico para confirmar tu suscripción. Revísalo y confirma tu suscripción.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 613 suscriptores