Casetta: “Una experiencia inolvidable”

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito) – Marca Deportiva.com

Fue un viaje difícil. Belén Casetta estaba en Kenia preparandose para sus grandes objetivos deportivos cuando la pandemia del COVID-19 trastocó sus planes. Estaba en un destino que no tuvo muchos casos, pero empezó a complicarse la situación a medida que avanzaban las horas en Argentina y obligó a que tuviera que volverse antes pasando un distintas experiencias en el camino de regreso.

«Fue inolvidable, me quedará grabado para toda la vida», dijo Belén ya instalada en Mar del Plata atravesando la cuarentena. «Cuando me fui a Kenia el coronavirus no era preocupante, recién estaban apareciendo algunos casos en Europa», recordó luego en Marca Deportiva Radio (FM 99.9)

Mientras entrenaba y se ponía a punto en Iten, la situación mutaba a la velocidad de la expansión del coronavirus: «me mantuve al tanto con las noticias y de a poco fue creciendo todo hasta cerrar las fronteras en Kenia también. Se tomaron muchas medidas porque si pasaba algo ahí, el sistema de salud no es bueno. De un día para el otro me dijeron que me tenía que volver porque Argentina iba a cerrar las fronteras. Tenía pasaje para abril pero tuve que cambiarlo», agregó.

Claro que el viaje no fue sencillo y tenía que pasar por distintas ciudades hasta llegar a Buenos Aires: «de Iten me fui en auto hasta Eldoret y de ahí un avión a Nairobi y otro a Etiopía. Después tenía que tomarme otro avión que hacía escala en San Pablo y esperábamos dos horas adentro del avión para ir a Buenos Aires. Cuando estábamos embarcando para San Pablo, nos dijeron que Ethiopian Airlines no estaba autorizada a aterrizar en Ezeiza por lo que teníamos que decidir hacer cuarentena en Etiopía o San Pablo. La mayoría de los argentinos elegimos Brasil donde la gente circulaba como si nada», sintetizó las largas horas de viaje.

Al ver que había mucha gente sin tomar recaudos en espacios de mucho tránsito, empezó a pensar en lo peor: «uno se va asustando con el correr de las horas porque había gente que no cumplía con las medidas. Tomé todas las protecciones que tenía que tomar, alcohol en gel, barbijos, tenía una muda de ropa por aeropuerto que iba, nos hacían sentar separados en el vuelo. Muchos se quedaron en Nairobi porque sus países habían cerrado o porque tenías fiebre elevada. Muchos quedaron varados ahí», dijo sobre un punto de los más angustiantes del recorrido.

Cuando llegó a San Pablo debía esperar porque las fronteras de Argentina se habían cerrado y, si era necesario, pasaría la cuarentena en suelo brasileño. Pero llegó la buena noticia: «me empezaron a mandar mensajes que había dos vuelos de Aerolíneas Argentinas y los entes deportivos me empezaron a tramitar el pasaje. Era cuestión de suerte asi que estaba más que feliz. Mucha gente se quedó varada allá».

Belén Casetta corriendo en Iten.

EXPERIENCIA ITEN

En medio estuvo la postergación de los Juegos Olímpicos que era su gran objetivo, pero le quedó una experiencia que estratégicamente para ella era importante buscando reducir el tiempo de adaptación a Tokio eventualmente.

«En este momento lo que me importa es la salud, no si competiré o puedo salir o correr. Es una situación muy difícil, hay que pensar en la salud simplemente», dijo sin anticipar pasos a seguir.

En cuanto a la experiencia, recalcó que deportivamente «estuvo muy buena. Allá salen todo el tiempo a correr, van a la escuela corriendo. Tienen 8 años y hacen 10 kilómetros corriendo para ir a la escuela. Este último tiempo se acentuó el coronavirus y a todos los extranjeros blancos nos miraban raro e incluso se tapaban la boca cuando pasaban al lado nuestro pensando que transmitíamos la enfermedad. Fue medio raro eso».

Pero también la pobreza que la rodeaba le dejó una lección sobre la realidad que vive: «la pobreza se nota muchísimo, se ve en la vestimenta, en como son los negocios, la movilidad que tienen. Te impacta, a veces en las redes algunos atletas le dan importancia al calzado, no corren sin tal zapatilla, sin reloj o sin cierta ropa y ahí los atletas corrían con cualquier cosa, zapatillas vencidas o rotas y seguían entrenando. No dejan de hacer lo que más les gusta».

Relacionado

Suscríbete

Recibe las novedades en tu mail al instante. Cuando hagas clic en SUSCRIBIR revisa tu correo electrónico para confirmar tu suscripción. Revísalo y confirma tu suscripción.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 614 suscriptores