MASTROMARINO REVIVE NUESTRAS GESTAS DEL MARATON: BRONCE

Después de 64 años, un fondista argentino vuelve al podio del maratón en los Juegos Deportivos Panamericanos. En la tórrida mañana de este sábado 25 de julio en Toronto, el marplatense Mariano Nicolás Mastromarino ha logrado la medalla de bronce con 2 horas, 17 minutos y 45 segundos, escoltando al cubano Richard Pérez (2h17m04s) y al peruano Raúl Pacheco (2h17m13s).

Solamente dos gigantes de nuestra historia atlética como Delfo Cabrera y Reinaldo Gorno -campeón y subcampeón olímpico respectivamente en el maratón- habían estado en el podio panamericano de esa prueba. Y ello ocurrió en la edición inaugural, en 1951 (Buenos Aires), cuando Cabrera triunfó en 2h35m01s, con casi diez minutos de ventaja sobre Gorno (2h45m00s) quedando cuarto el otro representante argentin, Luis Lagoa (2h51m12s). Desde entonces, la mejor actuación había sido el sexto puesto de Daniel Simbrón, hace doce años en Santo Domingo con 2h28m21s.

“Esto es lo más lindo que viví en mi carrera”, dijo el popular “Colorado” Mastromarino, después de una medalla que emocionó a todo el plantel argentino, que ya acumula tres en estos Juegos (Chiaraviglio fue plata en garrocha y Lauro, bronce en bala).

Mastromarino planteó una táctica muy inteligente, sin desgastar energías por la dureza del circuito del Ontario Place y del clima. Recién después de los 25 kilómetros se insertó entre los diez primeros y alcanzó un expectante cuarto lugar sobre los 35 km, que mantuvo por un largo tramo. Y sobre el final consiguió desbordar al mexicano Daniel Vargas para proyectarse a la medalla.

También sobre el final, el cubano Richard Vargas consiguió superar la línea del peruano Raúl Pacheco para llevarse el oro. Pacheco confirmó su condición de favorito, precedido por las 2h11m01s que le valieron el sexto puesto del maratón de Rotterdam, en abril pasado. Otro de los hombres que asomaba como candidato era el brasileño Franck Caldeira de Almeida (campeón 2003), pero tuvo un andar con altibajos y se retiró luego de los 25 km, donde marchaba en el tercer puesto.

Mastromarino fue un destacado especialista en los 3.000 metros con obstáculos -campeón sudamericano en mayores, campeón panamericano junor- durante la pasada década, hasta que hace pocos años decidió volcarse al maratón, debutando con un séptimo puesto en Buenos Aires (2012) con 2h20m51s. El 12 de octubre del año pasado, también en la capital argentina, produjo sensación al aventajar a los visitantes keniatas para ganar con su mejor registro personal de 2h15m28s. En las últimas semanas realizó un entrenamiento en la altitud de Cachi y ahora, en Toronto acaba de completar el sexto maratón de su campaña y, sin dudas, su momento cumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.